Apagaluces.

luzEstán en todas partes. Dispuestos y dispuestas a apagar tu luz.

No desistas, no les creas y sobre todo, no lo permitas. Me molesta profundamente las personas que intentan apagar la luz de los demás. Personas que se creen los dioses y las diosas de un Olimpo inventado y adquirido a base de mediocridad, mentiras en muchos casos, y un quehacer alejado de una honestidad teñida de verdad. Siempre están al acecho, en busca del fallo, dispuestos y dispuestas a crear en ti un pensamiento equivocado.

¿Sabes lo que vales? ¿Sabes la luz tan bonita que desprendes? Me temo que no y si lo sabes y tienes miedo, despójate de él. Despójate de todas esas personas que tienes a tu alrededor intentando hacer mella en tu valía, intentando apagar esa luz tan tuya, tan real, tan necesaria. Aléjate de todos esos y todas esas apagaluces que contaminan tus ganas, tu determinación y tu corazón. ¡Qué digan lo que quieran! ¿Cuántos genios no fueron juzgados, retenidos y apaleados?

Envidia.

Qué malo ¿verdad? Qué cruel y estúpidos nos hace. Qué soberbias pueden llegar a ser algunas personas y qué necesidad impetuosa les arrastra a mostrar, lucir y demostrar las pocas bondades que los hace resaltar. Un resalto lleno de egocentrismo, estupidez y adocenamiento. Personas mezquinas que con esmero, descuellan sus vidas vacías e intentan ridiculizarte en cada momento, en cada paso que das, en cada cosa que haces.No admiran tu luz, no. No reconocen tus cualidades, no.

No esperes que los apagaluces te tiendan la mano alguna vez. Lo más que harán será ponerte el pie. Ya sabes, lo de la zancadilla.

No esperes que sean como tú que vas por la vida admirando y alabando a todo el mundo, y aunque te digan que eres un bienqueda tú todo lo que haces lo haces de corazón. Si le dices a alguien “qué guapa está” o si te alegras por sus éxitos y logros lo dices porque lo sientes. Lo sientes de verdad. Sin miramientos, sin halagos entre dientes y sin más intención que una alegría que crees compartida. PERO NO. Cuando se trata de ti, cuando eres tú el que brilla, el que triunfa o el que gana, esos y esas apagaluces no te darán ni la enhorabuena y si lo hacen, no esperes de ellos y de ellas entusiasmo alguno. Es más, harán justo lo contrario.

Los apagaluces se ríen de ti si fallas.

Los apagaluces se ríen de ti si corren más rápido que tú y hacen mejores tiempos en una carrera. Lo que no saben es que tú apenas entrenas y ellos y ellas se matan a base de bien. O de mal. Tú y yo somos de los que preferimos vivir los kilómetros de la vida disfrutando del camino y humildemente intentamos en ellos superar nuestros miedos y nuestras debilidades: esas que te hacen tan terriblemente sexy.

Los apagaluces se ríen de ti si en un descuido te despeinas o tropiezas.

¿Pues sabes qué te digo? Que aquí estoy yo para desmontar a todas esas personas que van por la vida apagando luces. Que aquí estoy yo para comerme sus argumentos y lanzarlos al viento. Que aquí estoy yo para brillar y para hacer de mi luz, la luz de todos. Y que aquí estoy yo para recordarte lo mucho que vales y lo bonita que es tu luz. 

No entres en su juego.

No dejes que los celos ni la envida envenenen tu sangre.

No te rindas.

Dale la mano a la compasión y sigue tu camino.

Rodéate de personas que enciendan tu luz.

Debes de saber que hay personas que no soportan que la luz de los demás les haga sombra. Y por eso…los apagaluces. 

Déjame decirte apagaluz que conmigo lo intentaste y no pudiste.

Déjame decirte apagaluz que hasta en la oscuridad más negra las luces con alma siguen brillando. Y lo seguirán haciendo por siempre.

Seguiré brillando por siempre.

 

Publicado en Reflexiones | 22 comentarios

El hombre del banquillo de una estación de la periferia del mundo.

Él es Tonino, un chico italiano que conocí en mi paso por la univesidad. A pesar de su vuelta a Italia nuestra amistad ha perdurado durante todos estos años. Un chico con una sensibilidad especial que tocará tu corazón con sus letras.

¡Felicidades Tonino! Gracias por tu cariño, por tu fortaleza, por tus ganas de superación y por esa visión tan particular que tienes del mundo.

Si quieres contactar con él:  [email protected]

El hombre del banquillo de una estación de la periferia del mundo.

stazione-treni

Hay un hombre parado, inmóvil, sentado en un viejo banquillo de una angosta estación de la periferia del mundo: un banquillo anónimo, blanco, frío, hoy quizás aún más frío que nunca. Un viento cortante, gélido como sólo puede ser gélido el viento del Sur, percute su rostro cansado, deludido, ofendido, y azota sus lágrimas que tienen el triste sabor de un largo abandono. Alrededor, todo es silencio: el silencio de un adiós para vivir así, silenciosamente, solos dentro y afuera, sin siquiera un perro solitario para hacer compañía.

Su tren llegará dentro de poco, lo oirá silbar desde lejos, como siempre, como todas las veces en las cuales había esperado en el sencillo banquillo de aquella vieja estación imprecando por el deplorable retraso de siempre, y oirá el enredado ruido de la locomotora que le sacudirá los sentidos: pero, hoy, le agradaría como pocas cosas en la vida ese retraso de siempre, como si aplazar su adiós fuera una manera para hacerlo un poco menos amargo, o quizás sólo para quedarse un poco más envuelto en sus dulces recuerdos y en sus amargos pensamientos, quién sabe.

Ya se ha adelantado a su tiempo, como quien quiere quedarse cerrado en si mismo y dedicarse a sí mismo, en el intento extremo de encontrar una explicación a ese lento paso de adiós, a esa danza de cierre tan racional y sin embargo tan loca de quien deja esa cuna tan florida, y no obstante tan estéril. Y piensa que no hay medio mejor que un tren para un abandono, y piensa que no hay lugar mejor que una vieja estación de la periferia del mundo para un largo adiós: ninguna cola interminable a los gate, ningún check-in aburrido, ningún control de seguridad, nada de nada. Te sientas en un viejo banquillo de una angosta estación de la periferia del mundo en compañía de ti mismo, y esperas con paciencia la llegada de tu vagón mientras a tu alrededor todo está aún oscuro, y piensas que mejor así. Ningún vuelo, ningún despegue, aquel viaje te lleva a otra parte mientras te quedas en la tierra, te da el tiempo para volverte, para mirar hacia atrás, para dirigir la mirada a algo o a alguien que hace “adiós” con la mano y que se hace cada metro siempre más pequeño, aún más pequeño, casi invisible, hasta desaparecer.

Ese hombre parado inmóvil sentado en un viejo banquillo de una angosta estación dela periferia del mundo hoy no tiene pensamientos ni proyectos para si, porque su corazón está hinchado de lágrimas y tristeza y no le deja otro espacio que para sus recuerdos, y para sus dulces amarguras. Mira en la cara a su tierra, a esa cuna que le vio nacer y crecer y que le protegió, y de la cual hoy se siente abandonado sin una explicación, en el momento en que él la abandona.

Repiensa al dulce calor del sol que brilla sobre su piel amarillenta, mientras el viento de esa vieja estación de la periferia del mundo se levanta y percute con una violenta caricia ese rostro bañado por lágrimas honestas, verdaderas, sinceras. Cuantas veces le habrá visto salir, y cuantas veces le habrá visto ponerse en su resplandor, cuantas veces le habrá visto hundirse lentamente en esa inmensa extensión del mar que se destaca delante de sus ojos distribuyendo su incierto puente dorado mientras se dedica a su extrema reverencia, saludando con un dulce “hasta luego” esa tierra a la cual ha donado luz y vida por un día que se dilata perezosamente al infinito, mientras que él, retirándose, protende sus rayos hacia el inmenso. Cuantas veces habrá visto a ese interminable balde acuoso encrespándose por la leve caricia de un viento cálido,acogedor, materno, y cuantas veces habrá visto a las fogosas Eolias danzando al paso de armónicas melodías terrenas mientras el cielo en el horizonte hace púdicamente el amor con el mar, y sus tonalidades se mezclan en un silencioso abrazo en que ya no hay cielo, y ya no hay mar. Cuantas veces habrá visto a la tierra, a su tierra, regalarle una ingenua y verdadera sonrisa por el simple hecho de estar allí, de existir, de mostrarse desnuda y despojada así como es, siempre a su lado como una esposa fiel, mientras el Artista Divino dibuja en ella sus maravillas y sus prodigios de formas y colores sobre un fondo de contornos tan trémulos e inciertos y sin embargo tan mágicos y maravillosos que parecen casi engañosos, ilusorios.

Llora, ese hombre parado inmóvil sentado en un viejo banquillo de una angosta estación de la periferia del mundo: llora sus añoranzas, llora sus dolores y los de su tierra que como una madre muy dulce pero severa le ha crecido entre miles de prodigios y maravillas y después le ha abandonado a si mismo sin una explicación, ha traicionado sus sueños y sus expectativas y le ha dejado allí, solo, hundido en el frío interior de un banquillo solitario de esa vieja estación de la periferia del mundo,contemplando su pasado mientras espera un tren que le llevará hacia un futuro lejos de allí.

Sus lágrimas tienen el sabor amargo y salobre del abandono, del alejamiento, y tienen el dejo intenso de un adiós sin una explicación, y piensa que quizás no pueda existir una explicación lógica y racional detrás de todo lo que está viviendo: se vive, y ya está. Siglos de honrada historia, siglos de cultura iluminada y siglos de fúlgidos ejemplos, inexplicablemente traicionados y de repente reducidos a un segundo mísero y fugaz; siglos de silenciosa admiración, de prestigio y de resplandor, de riqueza y de candor, reducidos así, de golpe, a una callaciega de perdición, a una carretera oscura sin salida donde cualquier cosa es todo y nada y donde el todo y el nada cesan en un instante de tener su íntima importancia, mientras ese tren se asoma tímidamente en el horizonte y su silbido aburrido y estridente se oye desde lejos percutiendo el alma y la mente hundidas en la amarga contemplación de un tiempo que podía ser y que fue pero que ahora, quizás, ya no pueda ser nunca más.

Ningún retraso, ningún tropiezo, hoy no: esa locomotora viaja rápida y veloz hacia ese hombre parado inmóvil sentado en un viejo banquillo de una angosta estación de la periferia del mundo, y le trae a la realidad de sus días mientras los recuerdos de un pasado ni siquiera demasiado lejano le habían conducido por los dulces meandros de la memoria. No frena, no ralentiza su paso, no titubea en su carrera hacia ese hombre que hoy más que nunca se siente un niño, y enjuga con el puño cerrado las lágrimas de sus ojos mientras busca con la otra el contacto de una madre que le ha dejado allí, solo, en un viejo banquillo de una angosta estación de la periferia del mundo, mientras el sol se asoma tácitamente por detrás de las inciertas montañas y el viento ralentiza casi respetuosamente su carrera en el momento en que ese vagón gris se para delante de él, de ese hombre que ya no está sentado sino que está de pie, orgulloso y ya sin lágrimas aunque con un gran dolor y un enorme sufrimiento en el corazón, y agarra su maleta preñada y pesada de dulces memorias y de cálidos recuerdos, y sube lentamente pero con decisión los escalones de su vagón mientras la puerta se cierra bruscamente a sus espaldas, y él se vuelve, por un momento, y traga el triste sabor de lágrimas amargas por un abandono doloroso e inexplicable, al observar ese viejo banquilo de una angosta estación de lo que siempre será, para él, el centro del mundo.

Publicado en Amigos de Floricienta. | 2 comentarios

Mi mejor error.

- ¿Sabes una cosa?

– Dime

– Soy feliz

– Se te nota. De hecho hace meses que se nota.

¿Y sabes por qué?

– ¿Por qué?

Porque cometí el mejor error de mi vida…

(conversación mantenida con el tiempo mientras tomábamos café)

 

Y es que mi mejor error fue conocerte. Aunque me rompieras el alma en mil pedazos. Con el tiempo aprendí a pegarme cada uno de los trocitos de mi piel que hoy dibujan un mapa inexorable. Mi mejor error fue creerme aquello que me decías entre dientes soberbios: “nunca encontrarás a alguien como yo“. Hoy te digo que te equivocaste. Conocí a muchos igual que tú, a muchas igual que tú. Pero tú me enseñaste a ser fuerte y las únicas lágrimas que pude derramar, aplaudían a un andar experto que me vistieron de un carácter más sensato.  De un carácter más sabio.

Mi mejor error fue amarte. Fue pensar que TÚ eras el amor de mi vida y esa persona con la que compartiría una larga lista de sueños. Ahora que vivo en sus ojos y en su belleza traviesa, me doy cuenta de lo mucho que me equivoqué. Y no te imaginas cuanto me alegro.

Mi mejor error fue pensar que ellas eran mis amigas. Mis mejores amigas: fieles, bonitas y coquetas, que al unísono del mismo compás, danzábamos por la vida cantando en “Do, Re, Mi, Fa, Sol”. Cuando la música dejó de sonar me quedé sola calzando unos tacones que se me antojaron estrechos, y reprimían mis ganas de correr. Mis ganas de respirar. Durante mucho tiempo fueron ellas mis confidentes, mis lágrimas y mis sapos perdidos. Lo cierto es que hoy no las echo de menos. Ni siquiera para compartir lo mucho que me ha dado la vida desde que se fueron de mi lado.

Navegué en mil mares sin océanos, desdibujé cientos de mapas de colores e hice mías las calles de París. Me aventuré sin rumbo en una ciudad que me enamoró por completo, y encontré en Londres ese punto de inflexión donde una parte de mí se quedó para siempre. Mi mejor error fue perderme durante tantos años sin una dirección postal permanente. Las sucesivas mudanzas me hicieron maestra,  y con el paso del tiempo las difíciles decisiones se convirtieron en un modo de vida placentero en el que hoy vivo. En el que hoy sonrío y en el que hoy orgullosa puedo decir que soy feliz.

Mi mejor error fue querer y parecer siempre perfecta. No concebía el hecho de fracasar y mucho menos por partida doble (o triple). De tanto que me caí, de tanto que me equivoqué, de tanto que confié, de tanto que me hirieron, de tanto que lloré…entendí que no hay perfección más bella que la de una persona imperfecta que sana sus defectos y los convierte en fortalezas para seguir adelante. Con paso firme, determinante y sin echar la vista atrás (solo cuando hay un trasero bonito que admirar). Agradezco ser imperfecta. Agradezco equivocarme tanto porque no ha habido mejor maestro en mi andadura, que todos esos errores que cometí (y cometo).

Mi mejor error fue pensar que no podía. Que yo no sería capaz de conseguirlo. Fue tanto el miedo que durante un tiempo, todas mis ganas se atrofiaron en un pensamiento conjunto de metáforas que invalidaron mi capacidad de ser. Mi capacidad de creer. Gracias a ese error he podido cumplir muchos sueños que definían como utópicos. Y los que me quedan.

Gracias mi mejor error por estar presente en muchos momentos de mi vida. Gracias mi mejor error por haber pensado que TÚ eras el amor verdadero y que mis capacidades estaban limitadas a un hacer mediocre sin posibilidad de éxito. Gracias mi mejor error por enseñarme tanto y por haberme dado la oportunidad de ser quien soy.

Te quiero,

y sin ti…nada de esto hubiese sido posible.

 

 

Publicado en Reflexiones | 41 comentarios

Y qué me queda.

DSC_2975Le prometí una sonrisa a tu partida,

pero lo cierto es que aún las lágrimas me invaden cuando pienso en ti.

Sé que te dije que me cuidaría,

que atraparía las fuerzas del viento para seguir hacia delante

pero lo cierto es que hay días en los que respirar, resulta imposible.

 

Aún recuerdo tu risa, el tacto de tu suave mano sobre mis mejillas

y esos ojos vacíos que me dijeron adiós sin despedirse.

¿Dónde estás?

Vacilaste con ella, te enfrentaste como un auténtico guerrero experto

pero la muy puta ganó la batalla.

 

Amenizaste mis primaveras,

me enseñaste tanto sin saberlo

y conocí de ti el amor más bonito del mundo.

 

Hace casi un año que te fuiste

y yo aún te echo de menos.

Cierro los ojos y te huelo,

y te siento a mi lado cuando tengo frío.

 

Hay días en los que espero encontrarte

y olvido que cuando entre por esa puerta,

lo más parecido a verte será verte en ella.

En la mujer que hoy con el mayor aplomo posible, vive en tu ausencia.

 

Si a mí me duele, no quiero imaginar a ella.

 

Y qué me queda ahora que no estás.

 

Qué hago sin nuestras primaveras,

sin nuestros viajes interminables en tu vetusto kadett,

sin el calor de esos brazos que aún débiles, mitigaban en mí la poca fuerza que tenías.

Y qué me queda ahora sin esa mesa que presidías en la Avenida de Gáldar.

Me queda tu recuerdo,

tu nombre y apellido.

Me queda esa parte de mí que se fue contigo.

Me queda la pena de que no le conocieras,

y el sabor amargo de aquel maldito febrero.

Me queda la niña y la ya mujer,

las naranjas y el pan doblado con mantequilla.

Me queda tu amor,

tus isas canarias y los chistes que repetías contándolos como la primera vez.

 

Me queda mirar al cielo y encontrarte entre las nubes.

Me queda respirar y cerrar los ojos a ver si en un descuido,

te conceden el permiso de vuelta: aunque sea por un ratito.

 

Me queda estar contigo por siempre,

y retenerte en mi memoria hasta que se apague la luz.

Hasta que apaguen mi luz.

Publicado en Relatos con alma | 31 comentarios

Feo.

tumblr_lynyjpr3Ce1qjy14so9_1280

Autor desconocido.

¡Pero mira que eres feo! ¡Pero mira que eres fea!

Cuántas veces habremos oído decir esto de alguien, de nosotros mismos o peor aún: cuántas veces habrá salido de nuestra boca. ¡Qué fea es por dios! ¡Qué feo! ¿Cómo pude fijarme en él? ¿Por ella me cambias? ¡No me me llega ni a la suela del zapato! ¡Yo soy más guapa! ¡Yo soy más guapo!

En serio. Cada vez me parecen más sórdidos este tipo de comentarios y descalificativos donde por supuesto, yo también he pecado y he sido una imbécil al hacer uso de ellos. Pero con el tiempo aprendes. Incluso de la belleza se aprende. Hasta de la fea. ¿Acaso no hay algo más feo que llamar feo a alguien? ¿Quién eres tú para decir de mí que yo soy fea? O tú. ¿Quién crees que eres para decir que una persona es fea? Ojalá que el físico no fuese un factor tan determinante. Estoy convencida de que nos iría mucho mejor.

Cuando hablamos con una amiga y nos dice que ha conocido a un chico, lo primero que solemos preguntar es: “¿Y es guapo?“. Lo segundo mejor omitirlo. ¿No es patético? Y por supuesto que su declaración viene acompañada de un sinfín de fotos donde valoramos lo realmente importante. Sí, es guapo ¡y está bueno de cojones! ¿No sería más loable preguntarle si es buena persona? ¿Si la trata bien? ¿Su nombre? ¿No es más importante preguntar aspectos intrínsecos y ya luego interesarnos por esa necesidad ferviente de un físico? Porque ser guapo o guapa ¡no es relevante! Es una suerte o una auténtica putada. Depende de como se mire. Como el dicho ese de los cristales. Luego está cuando nos enteramos que nuestro ex (especialmente las mujeres) tiene una nueva novia. La estudiamos de arriba abajo y nos tranquiliza saber que ella, ¡es fea! ¿No es trágico? ¿Te quedas tranquila porque a tus ojos es fea? Es ella quien tiene su corazón y no tú. Pero ahora solo te importa sentirte mejor, superior a ella. Ser más guapa. Más estúpidamente guapa.

La belleza es algo tan subjetivo, tan personal, tan de cada uno. Respetemos a las personas tal y como son y dejemos las etiquetas para las prendas de Inditex. Lo triste, lo más triste de todo no es que alguien se pueda reír de otra persona porque sea fea (que también). Lo más triste es que la belleza, tu belleza exterior, puede ser un factor taxativo para muchos aspectos de tu vida. Profesionalmente ¿cuántas veces no se ha dado el caso de que cogen a la tía buena en vez de a otra mujer normal para un puesto de trabajo? ¡Y eso que no se trataba de vender ropa interior! ¿Cuántas veces cancelamos solicitudes de amistad porque su foto de perfil no nos gusta? Eso sí. Si está bueno, o buena, lo aceptamos sin rechistar.

¿Se imaginan que en lugar de hacer un certamen llamado Miss Universo, se hiciese un concurso donde en lugar de valorar los aspectos físicos de una persona, se premiara lo extraordinarios y extraordinarias que son por lo que han hecho? ¿Sabes quién está ahora mismo trabajando en la cura contra el cáncer? ¿ Y contra el SIDA? ¿Sabes cómo se llama la mujer que lleva más de veinte años trabajando en ONGs y ha salvado la vida a miles de niños? ¿Sabes quién fue Elena CaffarenaMarie Curie? Me temo que no. Pero seguro que sí que sabes quién fue la última Miss Universo o Mister España. ¿No es ridículamente estúpido?

Cada vez le dedico menos tiempo al espejo de mi físico y más, al de mis valores. Es triste que para muchas personas ser guapo o ser guapa sea una de los principales premisas que buscan en otra persona.

Tú eres guapo.

Y tú también.

Todos lo somos, todas lo somos.

Ser feo se asocia a una cualidad negativa. En el colegio ¿cuántos niños crueles hay que se meten con el más débil? Con el gordito, con la que lleva gafitas o aparatos. ¿Por qué no enseñamos desde pequeños a mirar a través de unos ojos menos jueces, más dulces y por qué no enseñamos que 90-60-90 no son las únicas medidas perfectas? Les invito a hacer un ejercicio conmigo. Les invito a que a partir de ahora, quitemos de nuestro diccionario la palabra fea y feo cuando se trata de referirnos a una persona. Que cuando una amiga o amigo intente descalificar o ridiculizar a alguien por su físico no lo permitamos, y que cuando la ira o los celos nos invadan, cojamos aire y en lugar de intentar desmontar a alguien porque creamos que nosotros somos más guapos, más guapas, nos llenemos los bolsillos de argumentos inteligentes y no caigamos en el error de creernos mejores porque la piel que vestimos, es más bonita.

Hay personas que sufren y viven inmersos en océanos de complejos que les marcan de por vida. No seas cruel y aprende a mirar a través de unos ojos menos árbitros.

La belleza juzga y nos juzga. En nuestra mente occidental alguien guapo casi seguro es un estúpido; una tía buena solo sirve para ponerse silicona y tacones; la fea es la empollona y el feo un friki que colecciona artilugios de informática. ¿De verdad lo crees? Te sorprendería cómo se desmontan en un segundo todos esos falsos argumentos que te han hecho creer desde pequeñito. ¿De verdad que era necesario que las princesas de Disney fuesen tan perfectas? ¿Dónde coño están los príncipes como Eric, John Smith o Aladdín? ¿Alguno era feo? ¿Alguna princesa de Disney era fea? ¡Mierda! Lo he vuelto a hacer.

Simplemente se trata de educación. Una educación maleducada que nos deja como herencia unos valores terriblemente superficiales. Una forma exagerada de ver y mirar a los demás a través de unos ojos desorbitadamente someros.

Y déjame que te diga que no hay superficie más bella, más bonita, que la de mirar a las personas a través del corazón. Sin juzgarle. Sin buscarle sus mil y un defectos físicos (a tu parecer). Dándole la oportunidad de conocerlo y conocerla de verdad.

Créeme que muchas veces, esas personas que no te entraron en un principio por los ojos, al final, conseguirán atravesar tu alma. 

 

Publicado en Reflexiones | 18 comentarios

¿Me das un beso?

me-das-un-beso

Imagen | Publicado el de | 2 comentarios

Las mariposas de Tere, el tiempo de Pedro, los paraguas de MÔf Lasinvergüenza y la prosa de media noche de Alan.

Ella es Tere una chica que tras leer a Floricienta volvió a confiar en sus letras y se abrió su propio blog : Bonhomia  Les invito a que la descubran y a que se dejen envolver por la magia de sus escritos. Hoy comparto sus mariposas. Esas que tanto me gustan.

¡GRACIAS Tere y enhorabuena!

LAS MARIPOSAS VUELAN EN LIBERTAD.

Y el muro calló.

Enterito.

1418311086_img-20141206-131133-1

No quedó practicamente atisbo de lo que durante tanto tiempo bloqueó los límites de su alma. Pequeños fogonazos de colores brillantes brotaban de la alarma de su despertador sin prisa y con elegancia, como susurrando… buenosss díassss, eres súper lindaaa, ¿lo sabes, verdad?… eres magia por descubrir… ¡un puñetero truco perfecto!… ¡adelante!

Ya no existía evitar el momento porque ahora el momento lo era todo y tampoco bastaba con comerse las ganas como otras muchas veces, no, ahora lo imprescindible era  gritarlo al mundo entero… vocear que por fin, después de tanta arena en los ojos y piedras en los zapatos, lo había conseguido.

Aún estaba algo asustada (aunque ni poco ni mucho).

Se dio cuenta que el mar arrastraba olores diferentes en el mismo instante en que abrió la ventana para echar un vistazo al pasado y ahi se hizo complice de la bofetada de aire helado que la empujó en un abrir y cerrar de ojos contra el suelo -y sin compasión- … zassssss… se dejó vencer por la realidad.

Mujer valiente mecida una y otra vez por las turbulencias de su mirada

Porque ya no dolía. Ya no.

El huracán que creía iba a terminar por despedazar todo, finalmente consiguió regalarle una nueva perspectiva llena de paisajes variopintos -tan vacios de lo viejo- como colmados de una imperiosa oportunidad…

….. ¡Y ahora la purpurina abarrotaba los cajones!,……

Es cierto que el muro había dejado un hueco importante entre su esperanza y las agujas del reloj, por eso, al segundo después de acariciar el olor de su cuello en un descuido, sonrió hacia dentro con picardía y se enorgulleció de haberle querido tanto… e incluso de haberle querido tan mal. Sabia que aún no controlaba las ansias de lamer sus heridas y su piel, pero había aflojado el nudo de la garganta que ya no pellizcaba como antes y solo quedaba agazapado en una esquina ese deseo tímido,… ese deseo infinito,… ese deseo eterno de abrazarse y perderse hasta la inconsciencia entre sus pestañas… Sin miedo, sin dolor y con fe.

Porque ya no escocía, ya no contaba mariposas en su estómago ( ¿te confieso donde reside el secreto?… ¡en dejarlas volar en libertad! )... Y asi no importaba ni el agotamiento,… ni el sudor perdido,… y mucho menos las mejillas pegajosas por esas lágrimas que vendieron -pobres de venganza y rabia- su sabor a sal.

Porque ya no había muro… 

Se calló. 

Enterito… 

Amigo… ¡ahora si!

(Shhhhh… no olvides que todavía me vuelves loca… Eh?

Igual… ¡o más!)


 

Él es Pedro,  un chico que se define así mismo como alguien normal que intenta ver la vida de otra manera y aprender de sus errores cada día. Apareció en Floricienta con intenciones sanas de compartir algunas de sus reflexiones y sacar sonrisas. Hoy les comparto una muy especial.

¡GRACIAS Pedro!

EL TIEMPO QUE QUERRÍA.

1900467_3950547018091_2039138934_o

Nunca sabremos cuando es tarde y nunca sabremos cuando es pronto. La vida no tiene término medio y estar en el medio no sirve de nada. Hay que aprender a situarse y a mirar cada instante cuál es el lado de la vida que nos apetece disfrutar.

Las opciones las eliges tú y casi siempre son dos, la que creemos que es buena y la que creemos que es mala, siempre dependen de nuestra mente o de nuestro corazón. ¿ A quién hacemos caso ?, ¿ qué opción es la correcta ?, ¿ cuál elegir ?

Respira… piensa… y decide… pero no tardes demasiado porque la vida es como un reloj que no da marcha atrás, todo el tiempo que pierdas será imposible recuperar.

El día que tú tiempo y tu vida se estén parando, te darás cuenta del tiempo que perdiste, pero ya no tendrás ninguna opción de dar marcha atrás… ni de seguir adelante.

TDTEmoji


 

Les presento a MÔf Lasinvergüenza. Una chica atrevida, descarada y divertida que escribe en un blog muy chulo y hace unos paraguas muy molones. Le dedicó este texto a Floricienta y hoy, quiere compartirlo en este rincón. Les invito a que la lean, a que la sigan y a que vean la de cosas chulas que hace.

¡ENHORABUENA sinvergüenza! 

Su blog aquí. 

ESCRIBIENDO…

unnamed

Escribiendo….Significa: UnEmpezarDeNuevo.

Escribiendo es el comienzo de UnExplicar mi Mundo…Que no es SolamenteVirtual!!!…..

Escribiendo es un EmpezarASoplar todos los DientesDeLeón del Mundo para dejar de pedir deseos y de una vez hacer que se hagan realidad…

Cada vez que escribo me siento desnuda, me despojo de todas mis vergüenzas y os cuento lo que sale a borbotones de mi corazón, hay algo más íntimo que eso, donde está lo virtual de una caricia, de un abrazo, de un beso, de un llorar cuando HacesElAmorConTuAlguien…, con TuMio?. Todas estas cosas que os escribo aquí ahora son “LASCOSAS” que realmente son de verdad, las que se palpan, las que se sienten, las que tocan tu alma……Donde está lo virtual?…

Llevo un tiempo gritando, saltando, desgarrándome por dentro para deciros que por favor, por favor, sin decoros ni vergüenzas os agarréis a esa cuerda tejida de sentimientos, para no soltarla jamás….Son tan pocos los que lo hacemos que empiezo a creer que por miedo a lastimarnos no queremos apreciar ELSENTIR…

A veces me escondo detrás de metáforas que valen de un pequeño disfraz, solo son metáforas …..Todo lo que escribo es real, existe, yo lo he vivido, y no ha sido virtual por mucho que me intenten convencer con PalabrasBaratas… y DiscursitosDeMierda… que solo valen para lanzar palabras al aire y hacerse eco de lo que quieren convencerse los propi@s que lo dicen….

Si alguien es capaz… De hacerte vibrar, llorar, sentir, latir, olvidartedeltiempo o más bien que el tiempo pase tan deprisa que quieres pararlo…Ese alguien es TuAlguien….

Si alguien es capaz… De hacerte soñar una realidad, de hacerte perder el Norte, de hacerte plantear cosas en tu vida que estaban soldadas a un caparazón, olvidadas en en un pasado que parecía un sueño, o más bien nunca existieron…Ese es TuAlguien…

Si alguien es capaz… De abrirte los ojos hasta que se tambaleen las formas de tu Mundo en tu cabeza…Ese es TuAlguien…

Si alguien es capaz…De convertir un Mundo impermeable en permeable para ti…Ese es TuAlguien…

Si alguien es capaz…De pintar sentimientos en paraguas, sentimientos que llegan al corazón de una CiudadEntera en un día de lluvia. Que busca su única forma de desahogo intentando cambiar un MundoFríoDeSentir…Ese es TuAlguien…

Si alguien es capaz…De taparte por la noche para que no te coja el frío, mientras sabe que esa será la última noche…Ese es TuAlguien…

Si alguien es capaz…De irse a la cama, desearte las BuenasNochesAmor…Aún a pesar que no estás junto a ella…Ese es TuAlguien…

Si alguien es capaz….De abrazarte mientras le estás diciendo que te vas…Ese es TuAlguien…

Si alguien es capaz…de hacerte la maleta hacia una nueva vida que no es juntos, entre sollozos, y con aguja e hilo en la otra mano para reparar después su corazón…Ese es TuAlguien…

Si alguien es capaz….de desear tu felicidad antes que la suya …Ese es TuAlguien…

Y si alguien es capaz de SerTodoEsto para alguien…Ese alguien no es virtual… Es un SueñoRealidad que necesita buscar a SuAlguien.

Cuanto alguien no sabe comportarse como el alguien que mereces tener…Ese no es TuAlguien…

Y cómo la GranSinvergüenza que soy…Me declaro NoVirtual!!!

MÔf.


 

Alan Cuellar nos regala su prosa de media noche. Pueden seguirlo en su blog: Alansaysblog  y enamorarse de sus letras.

PROSA DE MEDIA NOCHE.

¿Por qué dejar atrás la pasión y el amor que algún día me clavaste? ¿Acaso te la llevaste de falacia? Tal vez solo eran aquellos terceros los que podían sentir la pasión que transpiraba en cada respirar.
Recuerdas aquellas noches de aventura, dulces besos que tatuaron mi alma de recuerdos que solo florecen al anochecer. Es difícil conciliar el sueño a este ritmo, una estrella, dos estrellas, tus promesas, tus bellezas, no puedo dejar de pensar en lo que fuiste y en lo que ya no serás.
Me dueles al parpadear, me dueles al suspirar, ¿por qué te vas dejando todo este dolor? ¿Esto es amor? Siempre he pensado que el amor es un sentimiento que duele y que suele matar, jamás llegué a pensar que me sucedería a mí. Las palabras son pocas, y tus virtudes vastas. Dulce y hermosa mujer que no suele ofender ni dejar caer lo que ella cree suficiente.

Voy…

 

Publicado en Amigos de Floricienta. | 5 comentarios