El amor, era eso.

el amor era eso floricienta

A pesar del inexorable paso del tiempo, sigo aquí. Esperando impávida en aquella montaña a que recuerdes que lo tuyo y lo mío, es eterno. El amor era eso que hacíamos con solo mirarnos. El suspiro infinito que latía en miles de estrellas cuando la luna traviesa, se divertía con nuestros besos. El amor era…

El salón.

Corrí tan rápido como mis piernas pudieron seguir la corriente de aquel sol. Y cuando llegué a la estación, ya el tren, había pasado. Hoy volví a la calle donde por primera vez me diste un beso. Aún la promesa que me hiciste sigue sentada en aquel banco esperando a que vuelvas. Los adoquines vistieron…