El Arquitecto

Construyo casas que nadie habita y promesas cuadradas.
Construyo lápices de colores y triángulos de cobre.
Construyo caricias en tu cintura y simples besos sabor a vino.
Construyo tejados llenos de secretos y ventanas de esperanza.
Construyo puertas de deseo y planos de terciopelo.
Construyo la maestría de tus encantos y tuberías de hipocresía.
Construyo la igualdad de lo perdido y el licor de tus pupilas.
Construyo mar, océano y poesía, construyo el dulce olor de tu sombra.
Construyo chocolate sabor a fresa.
Construyo caricias sabor París.

Y es que soy arquitecto de tu vida y tú aún no te has dado cuenta…

Aporta tu granito de arena en Floricienta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s