A menos uno.

Vacié la copa de vino que yacía sobre la mesa

y rompí en mil pedazos el cristal de su cintura.

Quité las fotos de mi ventana,

las puse boca abajo

y marqué a lápiz la dirección de la basura más próxima.

Le quité las pilas al reloj

y por si acaso rompí el minutero.

(prefiero vivir en la intensidad de los segundos)

Me puse mil veces su perfume

y lo olí tanto

que ya mi olfato se hizo inmune a su esencia.

Dibujé a tinta tatuaje su nombre

y encontré la manera de borrarlo.

Para siempre.

Caminé descalza sobre el fuego,

nadé hasta quedarme sin aire,

corrí tan rápido que olvidé la dirección de mi casa

y resbalé en un intento torpe de encontrarme.

Pero al final lo hice.

Lloré tanto

que reinventé lágrimas nuevas.

Ahora son más dulces,

menos agrias y saladas.

Me cambié de peinado,

sustituí los tacones por cómodas zapatillas.

(ya no me duelen los pies)

Redibujé mi sonrisa,

quité las pequeñas arrugas con cremas

y pinté de rojo mis labios azules.

Saqué de mi cuerpo sus recuerdos,

las fotos de aquellos viajes.

Saqué de mis labios sus besos

y de mi alma sus caricias.

Saqué de mi sangre su amor eterno.

(Ya no lo quiero)

Lancé al cielo las plumas de nuestra historia.

y dejé que el aire la hiciera nubes.

Me vacié de ira,

de frustraciones,

de no entender “por qué”

y de querer un “he vuelto”.

Vacié mi mente de ilusión

y mi corazón de esperanza.

Vacié los cajones de mi habitación.

(a la basura todo lo viejo)

Vacié la rutina

y las desganas.

Vacié la insolencia de querer que fuera cierto.

y el ápice recuerdo de su ausencia.

Vacié de acordes nuestras canciones

y ahogué en partituras las melodías.

Vacié mi alma de TODO.

Y ahora estoy vacía.

Ni si quiera estoy a cero, no.

Estoy por debajo de eso…

A MENOS UNO.

Ahora toca dar un paso al frente.

Alcanzar el cero.

Estar a cero.

Y comenzar a llenarme de cosas y personas maravillosas…

2 comentarios en “A menos uno.

  1. En ese estado estoy en este momento… No es nada fácil! Ya he llorado mucho, ya me cambié el peinado, redibujé mi sonrisa y pinté de rojo mis labios; pero no he logrado sacar de mi cuerpo sus recuerdos, de mis labios sus besos, ni de mi alma sus caricias. Y no sabes cuánto deseo hacerlo!!!

Aporta tu granito de arena en Floricienta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s