La diferencia entres tus besos y tus versos.

árbolExiste una magnitud suprema que baila con mi cintura y con tus ganas huecas de amar. Esa que es capaz de tocar el cielo con la punta de la nariz y hacerte ver que nada más existe que esos ojos tan magos y tan llenos de nada.

Hubo un tiempo donde caminaste descalzo sobre mis lunares y yo sentía cómo el atardecer, fundía mi alma tras aquella ventana verde de montañas infinitas. Bebíamos café a mansalva para mantener despiertos nuestros ojos, no fuese a ser que nos perdiéramos lo más bonito de nuestros encuentros. Hacíamos el amor en silencio y sucumbíamos a la literatura más explícita de aquello que nunca nos dijimos y hoy, quiero que sepas.

Te conté más de cien cicatrices y todas ellas con nombre de mujer.

Apellidamos cada uno de nuestros sueños, les vestimos de calles, de ciudades y de una vuelta al mundo explícita en mapas de colores. Ahuyentamos a los fantasmas del pasillo y hubieron noches donde los dejábamos dormir bajo nuestra cama. La luna iba y venía. Como yo, que de cuando en vez, salía a tomar el aire y oxigenaba mis pestañas empañadas de lágrimas.

Pinté con lápiz una bella sinfonía envuelta en llamas de pasión, dulce y sincera. Solo como las amapolas son capaces de sentir y hacer la voltereta bajo el sol poniente de mi espalda.

Y así pasábamos las tardes y los días, jugando a ser felices sin mayor esfuerzo que siéndolo. Cumplimos todas las expectativas. Las puestas en mí, las puestas en ti, las puestas en nosotros.

Un día decidí ser valiente y quitarme las lentillas nubes con las que desde que te conocí, había visto el mundo. Y a ti. Y entonces mis pupilas me invitaron cautas a descubrir que…

beso

Tus versos acompasaron cada uno de mis sueños, elevándolos hasta la potencia más infinita haciéndolos casi realidad. Pero tus besos no estuvieron ahí para arroparme de madrugada. Ni cuando la lluvia mojaba mis miedos.

Tus versos me regalaron las promesas más bonitas del mundo, y tus besos congelaron mis venas sentándose al lado de tu ausencia en el sofá donde antaño, veíamos la tele.

Tus versos me hicieron la chica más guapa del mundo y tus besos terminaron de romper un corazón que yo traía a rastras mal cosido.

Tus versos me hicieron el amor lleno de poesía y cuando desperté, tus besos habían dejado huérfanas mis sábanas, 

Tus versos te hicieron ese príncipe imposible de mis hojas en blanco y tus besos pusieron punto y final a la melancolía de una intuición que desde el primer día, encerré en el sótano para no dejarla salir y hacer de las suyas.

Tus versos me hicieron creer que yo era la única y resultó ser que tus besos no eran solo míos, sino de muchas que al igual que yo creyeron en el aplomo de la aparente bonita intención con la que construyes historias y nos haces bellas.

La diferencia entre tus versos y tus besos es que, tus versos adivinan verdades que con tus besos manchas de mentiras.

Solo fuiste versos.

Y yo…solo fui uno más de tus besos.

Acerca de Floricienta

Amante de los sueños e irralidades imposibles.
Esta entrada fue publicada en Relatos con alma. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La diferencia entres tus besos y tus versos.

  1. Me has dejado la piel de gallina… NO pierdas nunca esa sensibilidad al escribir, eres única Irina.

    ¡Un beso grande! Pasa una muy feliz semana😉

Aporta tu granito de arena en Floricienta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s