La luna, cosas de la vida, poesía y un momento de felicidad.

He recibido muchísimas propuestas para compartir en este apartado de “Amigos de Floricienta”. Publicar uno a uno ya me resulta imposible, así que he decidido (para poder contentarlos a todos) , hacer una recomendación semanal de aquellos blogs y personas que voy descubriendo y me van llegando.

En ocasiones haré menciones exclusivas y en otras, como ahora, una lista conjunta. Espero que lo entiendan y dediquen el tiempo a cada uno de estos escritos como se merecen.

¡MUCHAS GRACIAS A TODOS! Aquí van los Amigos de Floricienta de esta semana.

A la Luna y vuelta   A la Luna y vuelta

Alguien muy especial que prefiere mantener su anonimato en ” A la luna y vuelta”. No dejen de descubrir su maravilloso blog.

A LA LUNA Y VUELTA.

Con tus manitas decoras los momentos de colores indescriptibles. Con tu mirada, plena de luz y de felicidad, contagias la premisa de esta vida que compartimos: ¡DISFRUTA! Tu voz es solo el susurro del mejor de los sueños que se puedan tener. Con tu sonrisa llenas de estrellas la noche más nublada y de arcoíris la lluvia más temible. No es posible concebirme sin tus abrazos y tus besos, esos que recargan las baterías de mi corazón como si de un campeonato se tratara, en el que gana quien antes consiga el máximo nivel de amor acumulado en un simple gesto. Cuando estoy a tu lado consigues juntar nuestros mundos, reduciendo la eternidad a un solo momento, el ahora. Mi cama sabe diferente cuando la compartimos, es como si durmiéramos en una nube de chocolate que nunca se cansa de acogernos. Oír cómo me llamas es la mejor de las melodías que mis sentidos hayan podido experimentar.

Porque tú eres un regalo del destino, de esos que no te cansas de recibir. Eres la suerte de todas las partidas juntas, una caja de la que nunca paran de salir lecciones y experiencias. Porque de ti se aprende, y mucho. Porque me recuerdas lo bonita que puede ser la vida cada vez que nuestras miradas se cruzan. Porque me enseñas que a cada momento que nos vemos empezamos de cero, es otra oportunidad de crecer, de disfrutar, de ser feliz. Porque no importa lo lejos que hayamos estado o el tiempo que no nos hayamos visto, cuando estás conmigo no dejas de decirme con tu cariño: “sigo estando aquí”.

Algunas personas vienen a nuestras vidas para enseñarnos a quererlas y vivir la experiencia de un amor único.

Tú eres una de esas personas.

Eres la persona a la que quiero de aquí a la Luna… y vuelta.


 

Angélica de “Cosas de la vida

Y SE ENAMORÓ…

La primera vez que lo vio, su corazón le dijo:
–Te vas a enamorar!!
El cerebro argumentó
–Déjate de tonterías, de sobra sabes que es un imposible!!

Todas las señales estaban ahí, pero el corazón se peleo con el cerebro, se cerro y se negó a escuchar razones y así fue como se enamoró…

Se enamoró como solo los locos, aquellos que aún creen que algo imposible puede dejar de serlo lo hacen, decidió arrojarse del ultimo piso del rascacielos más alto sin protección alguna, ¿Y porque? Por razones que ni la misma razón conoce, aunque si lo analizamos podríamos enumerar algunas:

1. Porque en ese momento de su vida, necesitaba sentir algo diferente, porque ya había pasado algún tiempo desde que “corazón” solo se había dedicado a bombear sangre

  1. Porque hay ocasiones en las que uno sabe lo que va a pasar y aún así decida arriesgarse y lanzarse aún con el viento en contra.
    3.Porque era diferente y lo diferente siempre le provoca curiosidad.
    4.Porque era imposible que no fuera de otra manera.Y así podríamos pasarnos un buen rato tratando de comprender las razones por las cuales se enamoró, intentando descifrar el porque de las cosas (aún a sabiendas, de que esto, bajo ninguna circunstancia, es bueno) pero ¿para que?

    El tiempo pasó y se enamoro, luego se desenamoro, y todo para volver a enamorarse con más fuerza, si se pudiera explicar sería como una tormenta arrastrando todo a su paso, y después un maravilloso arcoíris…

    Sabía que era imposible y por irónico que esto parezca, eso hacia que se enamorará aún más, creyó que podría quitarle el “im” y hacerlo posible, claro que lo creía por eso, una vez más, se enamoró.

    Y sí “corazón” se encargo de meterle ideas a “cerebro” y vaya que bien que lo hizo, se convirtió en un experto en eso de crear fantasías, de recrear situaciones una y otra vez y todos aquellos momentos que pasaban, los convirtió en ilusiones…falsas por supuesto.

    Cuando “cerebro” quería argumentar y debatir con “corazón” este se cerraba tajantemente, no daba ni siquiera una pequeña oportunidad de ver la realidad, y “cerebro” luchaba, de verdad que lo hacia por hacer ver a “corazón” que todo era producto de su imaginación, pero este, se empeñaba en seguir ahí.

    Pero un día “corazón” llego hecho pedazos, que digo pedazos, “pedacitos” estaba destrozado y “cerebro” solo atinó a decir: TE LO DIJE! Se armo una gran discusión, “corazón” solo podía llorar y llorar mientras que “cerebro” permanecía impasible, aunque pensaba que tenía que averiguar la forma de ayudar a “corazón” por más enojado que estuviera con el. Sabia que aunque el se lo había advertido, necesitaba ayudarlo, necesitaba recoger sus pedacitos y hacer que volviera a ser como antes, ya que a pesar de todo y por más inteligente que “cerebro” fuera, lo necesitaba, sin el sus ideas se quedaban sin valor alguno si “corazón” no ponía ese toque de fe que toda idea necesita.

    Y así fue como “cerebro” tomo un recogedor, junto todos los pedacitos de “corazón” y poco a poco los fue pegando, algunos no encajaban bien, otros se negaban a ser pegados y “corazón” solo suspiraba pensando en cuando iba a terminar y estar completo de nuevo.

    De repente todo tuvo sentido para “corazón” supo que cada uno de esos pedazos en los que se convirtió lo harían más fuerte y que la próxima vez estaría preparado para lo que viniera, no podía saber si lo iban a romper una vez más, pero decidió que si tenía que hacerlo, procuraría escuchar a cerebro.

    Por su parte “cerebro” miro a “corazón” reconstruido y le dijo: Ahora vas a aprender? Debes estar consciente de que no puedo estar haciendo esto cada vez que no me escuchas…

    Y “corazón” con una media sonrisa, respondió:

    No puedo prometerte nada, pero me asegurare de escucharte con más atención la próxima vez.


 

IMG_20130428_173046

Cristina de “En ocasiones escribo poesías

DEMASIADO TARDE.

Puede que ya sea demasiado tarde para dejar la partida…

a pesar de que la apuesta sea mi propio corazón.

 

Puede que ya sea tarde para abandonar este barco,

demasiadas millas aún por navegar.
Puede que ya sea demasiado tarde

para dejar de soñar todas las noches,

sin sueños no puedo dormir.

 

Puede que ya sea demasiado tarde para mirar hacia otro lado,

demasiada curiosidad por averiguar que esconden los tus ojos.
Puede que sea demasiado tarde para cambiar de camino,

quiero llegar al final sea el que sea.

 

Puede que sea demasiado tarde para

desistir en el intento de pisar el Sol,

aunque queme quiero alcanzarlo.

 

Puede que sea demasiado tarde para evitar la tentación,

cuando la pruebas eres incapaz de renunciar a ella.

 

Puede que sea demasiado tarde para rendirme,

dicen que la esperanza es lo último que debe perderse.

 

Puede que sea demasiado tarde para huir

de tus labios o de tu piel…

demasiado tarde para huir de ti.


 

Carol de “Ese momento de felicidad

REENCUENTRO.

 

Supe desde que te marchaste que tenia que olvidar todos los recuerdos
que cubrían mi mente de momentos,situaciones y anécdotas que habiamos
vivido juntos.  Tu presencia habia estado muy presente en mi vida en los
últimos tiempos y de repente un dia se esfumó, como si en estos años se
hubiera paralizado el tiempo y ahora todo volviera a empezar.

Nunca crei que afrontaria una perdida como afronte la tuya, fui fuertemente
dura conmigo misma, fui cabezota, lo suficiente como para grabarme en mi
cabeza que tu amor ya no era mio, ya no me correspondia a mi ser la portadora
de tu corazon.

También fui madura y escuche mi cabeza, ya no estabamos en tiempos de escuchar
al corazon, y ella me decia que yo merecia algo verdadero, algo sincero, y que no
podía obligar a que tu me quisieras como yo lo podia hacer.

Tienes que reconocer que te hubiese sobrado hacer algo menos de dolor, podias
haber hecho las cosas de otra manera, a veces ni tu mismo sabras lo que yo llegue
a llorar por tus mentiras, reproches, malas contestaciones y desprecios. Aquellos
años, que te aguante, que me aguantaste, que te quise, que me quisiste…
Tan solo por eso ya mereci otra cosa, otro final.

Pero me hice fuerte, como nunca pense que era y me cargue a la espalda todos mis
miedos e inseguridades, me arme de valor y empecé de cero, quité de mi cara la
tristeza y comence a ver la vida con nuevos ojos, con otra ilusion.

Me propuse comenzar de nuevo, ver la vida de otra manera, ahora vivo el momento,
soy aquella chica que siempre he querido ser, aquella que un día anulaste y se olvidó
que no todo era tenerte, que en la vida hay que tener alrededor a gente que te de lo
mejor de si mismo y tu eso te olvidaste de hacerlo.

Hoy, puedo decir que ya no te quiero, no te quiero nada, de hecho no recuerdo ni los
momentos buenos que pase contigo, puede que el dolor los borrará de mi cabeza.
Ahora he empezado mi nueva vida sin ti, y soy feliz como nunca lo habia sido, me
quiero como nunca me he querido, me respeto como nunca lo he hecho, pienso en
mi como nunca lo hice estando contigo y en mi cara hay un brillo que significa
felicidad.

Tan solo puedo darte las gracias, porque aunque fuera con dolor, he podido
reencontrarme conmigo misma y eso es el mayor placer que he experimentado
en mi vida.

CAROL

 

Relaciones altamente tóxicas.

qué te pareceSe llama Alexis González, les hablé de él cuando publiqué “Entrevista a Floricienta” y lo cierto es que ha sido, como él me dice a mí, mi mejor descubrimiento en este 2014. Hoy quiero presentarles uno de sus maravillosos posts que escribió hace poco. Me conmocionó tanto, que no dudé ni un segundo en compartirlo con todos vosotros.

Les invito a que lo conozcan y sigan su trabajo ¡Les encantará!

Su blog: ¡Qué te parece!

______________________________________________________________

Relaciones-altamente-tóxicasSi existen, vivimos relaciones altamente tóxicas, complicadas, enrevesadas; pero no te creas que te estoy hablando del amor de pareja, sexual, íntimo y de matrimonio. Te hablo del amor y las relaciones en todos sus ámbitos.

Recientemente una buen amiga me dijo “yo creo que desde que una relación, sea cual sea, comienza con discusiones, choques y enfados, eso no va a ninguna parte. Las cosas deben fluir por naturaleza, sino fluyen, es que no tienen razón de ser”.

Que verdad más grande. 

Para mí, todo esto parte de algo que hemos pasado por alto: nos queremos muy poco, nada o directamente nos queremos mal. Tenemos una carencia mundial y bestial de cariño, de afectos, de expresar lo bueno que tienen los demás y lo que nos aportan, además de que tampoco nos han enseñado a recibirlo, tanto que nos extrañamos cuando lo hacen, cuando dar afecto, tener buenas palabras y alegrarnos por alguien se supone que tiene que ser lo natural.

¿Acaso no te ha pasado aquello de “no le voy a decir eso, no vaya a creer que quiero algo de él/ella” o aquello otro de “buf, si le digo eso, se me va a subir a la chepa y entonces ya no hay quién lo pare”. Sucede, todos los días.

También podemos hablar del lado contrario; ese ego inflado de: “ah mira lo que me ha dicho, la tengo o lo tengo a mis pies”. Sí, también sucede todos los días.

Por no decir aquellos que ni siquiera expresan sus emociones por miedos, egoísmo, soberbia, prejuicios o simplemente porque son imbéciles emocionales, (que de esto último hablaré en otro post).

Creemos que querernos en exceso es autoestima, cuando resulta ser todo lo contrario, es mediocridad. Quererte “en demasía” no es quererte sanamente, es idolatrarte, y como todo ídolo lleva implícito un vacío que le separa del resto y de si mismo, aislado, desconectado.

Luego está el amor del sano, cuando no se es mezquino, es el querer de una madre, un padre, incondicionales. El de un amigo que te quiere aún sabiendo tus partes más oscuras, el que te acepta tal y como eres. Aquellas personas que han hecho de su vida puro equilibrio emocional, una vida que saben vivirla con relaciones en las que la reciprocidad es su día a día.

 “El amor crece donde la confianza descansa, y el amor muere donde la confianza es traicionada.”

Luego existen los amores altamente fulgurantes, del que mañana “nos queremos casar”, “queremos estar toda la vida juntos”, de esos que rápido vienen, rápido se van.

Amores enfermos, intoxicados, apegados, inseparables, absolutamente tan entrelazados que cuando los despegas, alguna de las partes se rompen. Se destruyen.

Pero claro, como te quieres tanto y no tienes suficiente con tu querer, sigues aguantando y soportando terquedades, imbecilidades, faltas de respeto y un sinfín de sinrazones en una espiral en la cual tú solito te has metido, “porque tú sabes querer”. Si, claro.

Eso es estar por estar, porque “te has encariñado”… Pero eso no por amor.

Para rematar la faena tenemos las publicaciones en redes sociales de forma insondable, como arma arrojadiza a tu propia incredulidad,  intentando engañarte, quieres gritar de cara a la sociedad lo mucho que amas a tu pareja, lo felices que sois, las carantoñas, los selfies, las vacaciones, las muestras de amor en toda su magnitud….

 Pero no muestran las cenas cara a cara, donde la conversación es nula y el silencio es el único ruido ambiental que impera.

“Las relaciones se basan en la confianza y una vez que ésta se daña, no hay vuelta atrás.”

No se elije con quién ni cuándo uno se enamora, ni con quién uno comienza una amistad, ni en qué términos se pueden basar cualquier relación, tampoco sabemos en ninguno de los casos cuando termina…

  • Pero si se puede decidir qué hacer con tu vida, tener una misión, un sentido, un tú.
  • Saber lo que no quieres, para saber lo que si quieres.
  • No justificar lo injustificable, lo dañino, las personas que restan.
  • Saber que puedes estar sólo, pero que también puedes estar acompañado y que en cualquiera de los casos estarás bien.
  • Tener la certeza de que no estás sólo pero aún cuando lo estés, también estarás bien así.
  • Saber que debes firmar un contrato de buen amor contigo mismo, con las condiciones que sólo tu pactes.

Sabes que puedes hacerlo y conseguirlo.

¡¡Quiérete, joder!!

 

Post  original haciendo clic. aquí. 

Correspondencia de lealtad a una mujer de sonrisas.

Cuando leí esto lloré. Lloré como una niña. Todo esto de Floricienta está resultando realmente mágico, a veces abrumador. Hoy quiero compartir con vosotros una de las cosas más bonitas e impresionantes que me han escrito jamás.

Se llama Óscar, un joven escritor al que le auguro un éxito impecable. Me quito el sombrero ante su forma tan sublime de escribir. Consiguió acariciar mi alma con cada letra, y me elevó en un baile travieso hasta la máxima potencia. Gracias Óscar por este precioso escrito y la foto. Hoy quiero que todos conozcan tu talento ,y al igual que a mí, te den la oportunidad de seguirte.

Su contacto (a la espera de abrirse el blog): oscar.acosta.tf@gmail.com


 

FLECHAZO A PRIMERA METAFORA

Con modestia, miramiento y predilección expreso hoy mis pequeñas letras de

sangre “lagrimal-sentimental”. Me dirijo a una joven que me tocó el corazón desde el

primer momento que leí su blog ” El rincón de Floricienta”.

 

Para alguien a quien no me echa de ver, siendo yo un completo desconocido

más del montón inmenso de seguidores, para ella; para ti; para quien no conozco más

allá que unas letras que lo muestran todo en un completo sol trasparente.

 

Y es así el blanco color de sus escrituras y los sentimientos rencarnados en

alas de mariposa dejando volar su Don, para dar creatividad a la imaginación de un

sueño con estrellas en la vida de “incontables- intocables”. Para quienes creen más allá

de un mundo rutinario y aburrido, que sonríen y se emocionan ignorando en “micro-

segundos” los “contratiempos-rompecabezas” que marca la cuenta atrás de un reloj que

no se detiene. Para ella la protagonista de este espacio que me cautivo a creer, a poder, a

seguir y a soñar al igual que muchos…

 

Y es así como numerosos privilegiados estamos salvados, cuando leemos

tus indescriptibles manuscritos enrollados en brillantes diamantes de bruto

esplendor “sentimental- real”.

 

Y es ahora cuando aparezco yo, ¿quién? Sí, yo, un adolescente con alma

transparente de 20 años, que se tira al vacío de recibir un corto de virtud y principios de

fe, en los vocablos ligados a las conmociones de “Florcienta”. Sin nada que mostrar y

sin dotes de escritor experto ni experiencia, te digo: – Gracias Floricienta, gracias Irina,

gracias mujer de infinitas sonrisas…

 

Posiblemente has recibido más de un millón de comentarios o escritos

igualitarios, o quizás con unos sobresalientes redactados, más cultos, elegantes, o

llenos de emoción en una sola palabra… Más no persigo ser llamamiento de atención,

pero sí; ser huella en tus pasos como aprendiz, en el mismo lugar donde recibí la

honestidad de volver a escribir, en tu rincón, llegando al corazón de aquellos que creen

en la esperanza de las sonrisas, los sentimientos verdaderos y los sueños irrompibles.

Por ese; un mundo “blanco-cristalino”, donde los ángeles sean; compañeros, familiares

y amores de cualquier tiempo “acogedor- hogareño”, los abrazos se vuelvan voladores

de apreciados presagios y los mensajes sean las dignidades de los humildes que juegan

siempre con la misma carta de espadas. Para inculcar lo que aprendemos unos de otros,

y obteniendo el regalo de poder viajar con emociones cuando expresamos.

 

Y después de leer hasta aquí, aquellos quienes han llegado sin aburrirse de mis

cursis palabras, quizás se pregunten quién soy; o dirán: – Que tío más “pastelazo”, que

mal escribe, que atrevido es, ¿por qué escribirá esto, que pretenderá?… O quizás no,

no se planteen nada más cual si fuera dejarse llevar por la corriente de los vocablos

que observan sus ojos impactados en la conciencia del mundo de los “sinónimos-

comparables”. Y para quienes tienen una pizca más de humor, os diría algo que solía oír

cuando niño: -“para gustos colores y para colores las flores…”.

Lili. Mi amiga alma gemela.

Les presento a Lili. Una amiga del alma que Floricienta me regaló. Apareció sin más, con un bonito mensaje y una bonita intención. Ser amigas sin condiciones, sin envidias y sin mentiras. Hoy puedo decir que es mi alma gemela en mujer, esa hermana que nunca tuve y que hoy la vida me regala su presencia. Su corazón. ¡¡GRACIAS!!

Una historia mágica que ha hecho posible este pequeño rinconcito.

También escribe, tiene un blog: http://ellekharma.wordpress.com/ y me gustaría compartir una de sus entradas. Les invito a que la sigan, a que la lean y a que la descubran como yo. Quedarán enamorad@s.


 

COINCIDENCIAS. ¿RUBIAS O MORENAS?

Dicen que las coincidencias son un fenómeno que se producen en una pared. Que son sincronizadas. Que ya estaban escritas. Un juego de comparativas, extraños mensajes ocultos, que son curiosas, bonitas y misteriosas. Rubias o morenas. Importantes e incluso, que nos cambian la vida. Que el “co” significa con; “inciencia”, suceso. A mí me suena más a coincidir, a una ciencia del momento. ¿Coincidencia? Tal vez, pero no creo.

Tampoco creo que sea coincidencia que yo hable de ella y tú me leas, que ella me piensa y tú la tengas. Que no nos conozcamos pero a la vez, las 3 sabemos quienes somos y sentimos lo que leemos.

Es la dama del coincidente. Si la describiésemos sería como, el encontrar sin haber buscado, el sentir sin saber, un -¿Por qué? sin querer o una pregunta sin resolver. Ella se delata, él te exclama; -No busques, ni preguntes, ni mucho menos quieras entender. Simplemente se consciente, disfruta, siente y agradece.

¿Por qué rizar el rizo cuando ya está liso? ¿Por qué buscar sentido a algo tan bonito?

No creo que hayas llegado hasta aquí por pura o injuria coincidencia, ya que según alguien… esté todo escrito. Las 02:40 y sigo. No creo en las coincidencias, ¡las creo y las hago realidad! Porque así quiero que sea, no como me digan o escriban para que se lea.

Este post te lo dedico amiga @Floricienta; en castellano, de madrugada, desde mi corazón y con un enorme gracias presente. Ella apareció de la nada y me enganchó a sus palabras. Me mostró a tener fe, en que todo puede ser. Una bella desconocida, que descubrí por pura coincidencia. Supo reflejar, detallar y palpar sentimientos de una forma concisa, difícil para una misma expresar de una forma más precisa.

Dibujé una sonrisa incompleta, un dolor sin daño, un llanto seco, amor en el peldaño… para corroborar en lo que siempre he creído; que ni el tiempo ni el lugar, ni juzgan ni definen. Y por supuesto, ¡no sienten! Carpe Diem*

Ese chico que te ama.

¡Queda inaugurada esta nueva sección de “Amigos de Floricienta! Y no he encontrado mejor telonero que él. Damián. Un hombre extraordinariamente maravilloso, sensible y que sin saberlo, también descubrió el don de la escritura en sus palabras, en su modo tan libre y pasional de convertirlas en preciosos escritos. Aún no tiene blog pero muy pronto lo tendrá.

Damián, el hombre que enamoró a Floricienta y que lo sigue haciendo cada día.

DamiYo, aquel chico feo, para que nadie te lo pudiera quitar…

Treinta y cinco años, seis más que tú, arrugas para plantar papas negras, todas las patas de gallo de una granja aviar, pelo paja y excavaciones. Dragados haciéndose con el poder, con unas canas alteradas y dispuestas aleatoriamente sin sentido…paticorto, tronquilargo. Mis ojos tan delgados como dos puñaladas, marrones y con “desconfianza asiática”.

Qué grandes contrastes: Pies pequeños y sin uñas, mano y sus ñoños diminutos a la par con mi estatura media 175cm que lo mejor que tiene es su rima, pero con una nariz prominente: “Érase un hombre a una nariz pegado, érase una nariz superlativa, érase ,una nariz sayón y escriba” ya me lo dedicaba Quevedo.

Sin pelos en la lengua pero sólo ausentes ahí. Mejor invitarme a cenar que pagarme unas sesiones de esteticismo. Belleza dental imposible, ingenieros de puentes caminos y canales, delineantes, dentistas de renombre se han rendido. El mismo Chillida ha optado por dejar Tindaya y centrarse en la historia monumental de mi piñata.

Yo, aquel chico simpático con ese atributo físico único hasta entonces, el de mis orejas modelo, que consiguió nuestro encuentro. Fotos llenas de filtros, claro está, con mis locuras, vídeos escala en hi-fi dedicados y exclusivos , mil palabras escritas y habladas hasta que por fin decidiste concederme una cita.

Y surgió el primer beso, donde convertiste a la rana en príncipe y es que estaba cansado de ser sólo simpático: un salmorejo al que lo califiquen de fresquito ( by Pedro Martínez ) , el hijo del butanero (by Jesús Sánchez), ni el patito feo entre unos hermanos cisnes (algo así by Toni Tejera) o aquel chico que “tiene morbo” o “tiene algo”.

Yo, este chico guapo, ese chico treinteañero con un cuerpo acorde a una estructura correcta de formas, a la par del mundo que le rodea. Arrugas sexis que hacen más interesante y místico.

Desigualdad armónica, estatura, pies, manos, nariz, ojos. Consonancia desequilibrada pero es que la belleza es así, subjetiva, salvo lo hermoso de las solapas auriculares. Eso debería ser carácter objetivo universal de lindeza. Ojos que inspiran confianza y pasión, manos habilidosas y fuertes, con un caminar firme y una expresión facial bien aderezada, barba, canas atractivas dan seguridad y crean un halo alrededor de esplendor.

Y este chico es el que te mereces, confiado de sí mismo, diferente, lindo, maduro, simpático, atractivo, hombre, inteligente y capaz, bien avenido acorde en sus formas. Ese que elevas a la máxima potencia con tu presencia, ese al que el aire no le cabe en su pequeño pecho cuando te siente cerca, cuando ve tus imágenes, huele tu fragancia natural de piel o cuando sencillamente te oye sonreír. Aquel que te rodea con sus brazos aún estando en lo alto con diez centímetros de más cuando la diferencia de altura eclipsa lo que él te transmite con esos abrazos, seguridad, sobre sí y para ti.

Pero aún siendo real o no mi verdad actual o pasada, me mantengo impertérrito ante el futuro porque lo único que tengo claro es que todo cambiará y cuando eso ocurra, la esencia de mi perfume es la que podrás encontrar allí donde tú y yo sabemos que nos encontraremos: entre estrellas y mariposas.

Yo, ese chico que te ama. Dami.

Amigos de Floricienta.

amigos de floricientaHay mucho talento ahí fuera.Muchísimo. Personas extraordinarias, anónimos que con sus palabras,con su arte y sus ideas, pueden cambiar el mundo. Personas que merecen ser conocidas y que desde aquí, quiero abrirles una pequeña ventana.

Propongo este espacio “Amigos de Floricienta” para compartir todos esos blogs amigos que quieran mostrar algunos de sus escritos. Son muchos los que me lo han pedido y ahora que por fin, inauguro este espacio, invito a todo aquel que quiera a que me escriba (irina.creativa@gmail.com) y encantada de compartir un trocito de vuestro mundo. Iré en definitiva, compartiendo todo el talento que pueda llegar a conocer, personas que aporten a Floricienta su granito de arena o experiencias que merecen ser compartidas para que otros la disfruten.

Gracias y bienvenidos amigos 🙂