Alma de mí

De puntillas dibujo el sol mientras te alejas
y me siento en una nube a tomar la luna.

Los versos que nos dijimos se descuelgan hoy de ese ropero viejo,
que una vez compramos en aquel mercadillo que jamás volvió a abrir.

Tu sonrisa se borra con la mía
y el eco de aquella carta amarilla en papel arrugado
queda impreso en las huellas de mis pies.

Voy saltando a lo lejos,
en la cercanía de tu tiranía
y en la suspicacia de mi valentía.

No tengo miedo, sólo frío.
No tengo sed, sólo hambre.

Aún puedo oler la soledad de tus manos
y el sabor amargo de tus besos secos.
Puedo sentir la pesadez de nuestras mañanas
y el tacto rojo de tu espalda.

Mis orejas se cansaron de tanto ruido,
de tanto despropósito sin sentido.
De danzar sin rumbo a tu vera
y de seguir la sombra de tus pasos.

El césped de mi corazón vuelve a ser azul
y el color de mis mejillas respira felicidad.

Susurro al viento cada noche
palabras colgadas de mis recuerdos,
que se llevan los ángeles cuando caigo
y me despiertan a mi encuentro.

Hoy en enfundo en mis tacones
y dejo volar mi pelo…

Hoy me miro en el espejo y descubro una mujer nueva.
Pelo dorado y ojos miel, sabor dulce y ganas de vivir.

Alma de quién,
alma de tí,
alma de nadie,
alma de mí…

Un comentario en “Alma de mí

Aporta tu granito de arena en Floricienta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s