De mujer a mujer.

de mujer a mujerHoy , 8 de marzo, es el Día Internacional de la Mujer. Un día donde más que nunca muchas mujeres saldrán a la calle a reivindicar sus derechos. Un día donde las cuentas de Facebook e Instagram se llenarán de frases célebres, fotografías y un sinfín de comunicaciones para hacernos ver y entender, que las mujeres tenemos los mismos derechos que los hombres.

Sigue leyendo

Te comparto.

te comparto floricientaCompartirte es la forma más plena que encontraron mis besos en tus labios.

Te comparto cada uno de mis miedos para vencerlos junto a los tuyos. Te comparto cada uno de mis secretos para que a golpe de mirada, atiendas cada una de mis dudas. Te comparto mis miserias. Junto con las tuyas, haremos silencio todo lo que aún nos duele. Te comparto mi experiencia como maestra de tus hojas aún en blanco. Te comparto todo lo que sé y lo que aún me queda por aprender para hacer fuerte el camino que comenzamos a escribir.

Sigue leyendo

La verdadera razón por la que alguien “te deja”.

te dejoExiste una creencia popular muy arraigada y extendida en las mentes y corazones de muchos de nosotros y nosotras. Esa creencia nos lamenta. Nos fustiga y nos causa más dolores de cabeza que alegría. Nos han hecho creer que si alguien te deja es porque no nos quería lo suficiente. Porque no fuimos lo suficiente o porque algo hicimos mal.

Nada de eso es cierto.

Sigue leyendo

Si supieras.

si supieras Si supieras lo que te echo de menos, aún seguirías a mi lado.

Si supieras lo que duele serías respuesta y no pregunta. Dejarías un pellizco de beso en la comisura de mi almohada. Quizás así le dolerían menos a mis sábanas no tenerte a mi lado. Si supieras lo que duele dejarías de ser indiferencia para convertirte en hecho. Hecho irrefutable que nunca debió sacudir las pestañas de aquella Primavera rota.

Sigue leyendo

Sí quiero.

sí quiero– Sí quiero.

Se dijo al espejo al mirarse aquella mañana.

¿Cuánto tiempo hace que no te comprometes? No me refiero a comprometerse con un tercero. Con un trabajo. Con un anillo que a veces al mirarlo hace que nuestro anular pese demasiado. Tampoco me refiero al compromiso que acora una impronta caprichosa. Ni aquel silbido que condena a nuestras emociones. Hablo a comprometerse de verdad. Al compromiso de la felicidad con uno mismo. Porque por muy increíble que te parezca, la felicidad es un compromiso. Un compromiso diario que empieza por creer que la merecemos. Y termina justo en el momento en el que dejamos de creer en nosotros mismos.

Sigue leyendo